GoooUp | Ni-Ni
58196
post-template-default,single,single-post,postid-58196,single-format-standard,qode-core-1.2,ajax_fade,page_not_loaded,,pitch child-child-ver-1.0.0,pitch-ver-2.2, vertical_menu_with_scroll,smooth_scroll,grid_1300,blog_installed,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.7,vc_responsive

Ni-Ni

Según la definición de Wilkipedia el término nini ( ni estudia ni trabaja) es un término considerado ofensivo por algunos sectores, equivale al acrónico en inglés NEET, not in employment, education or training, o sea ni trabaja ni estudia  ni recibe formación.

Escribo sobre esto hoy, porque en los últimos días me he encontrado varias veces con la palabreja.

Resulta que cada vez soy más mayor y ya mi hija tiene 18 años!!, por lo que estoy rodeada de amigas con hijos en estas edades e incluso mayores. El otro día mi amiga me comentaba desesperada que tenía en casa a u su nini particular, su hijo después de haber empezado ADE y haberse dado cuenta que no era su carrera había probado suerte con otra especialidad que parecía que tampoco le convencía demasiado por lo que por segunda vez abandona los estudios. Después de su periplo universitario prueba suerte trabajando de cajero en Mercadona, pero parece que esto tampoco le satisface, por lo que a día de hoy el chaval es denominado por todos como nini.

“Tengo un nini en casa”, decía desesperada como si fuera una clase de extraño objeto colocado en el centro de su salón que respiraba, comía, pedía dinero y se pasaba la mayor parte del tiempo chateando con sus amigos o viendo películas en su ordenador.

 

 

 

El nombre es gracioso, pero la situación no tiene ninguna gracia, me puse a reflexionar sobre el tema y ahora escribo sobre como yo lo veo, es mi perspectiva, me encantará saber cómo lo veis vosotros.

 

Primero deberíamos poner la vista en la educación que nuestros chavales están recibiendo y no quiero meterme mucho en esto, porque sería cuestión de otro debate, pero una educación que no empodera a los chavales difícilmente puede ser capaz de orientarles hacia sus pasiones, hacia su propósito a lo que realmente resuena en ellos, por lo que las decisiones con las que nuestros hijos se están enfrentando al mundo universitario y posterior mundo laboral, no están siendo sólidas, no están construidas desde sus vocaciones sino desde lo que quieren mis padres, desde lo que se supone que tiene más salidas profesionales o desde lo que el entorno está pidiéndome. Con este panorama, no me extraña que el chaval hubiera hecho un desfile considerable por diferentes universidades.

 

Parece que nuestros hijos están controlados durante el tiempo escolar, todos los niños tienen que ir al colegio, porque lo dice la ley, porque tienen que aprender, porque tienen que socializarse y tienen que empezar a comprender al mundo que les rodea. El problema viene cuando hay que decidir, cuando los años no están marcados, está claro que después de 3º de primaría viene 4º de primaría y así sucesivamente, pero ¿qué pasa cuando hay que elegir, hay que tomar decisiones?, pues que como no he aprendido a tomarlas no sé tomarlas.

 

Y tomar decisiones nos hace madurar como seres humanos, pero el sistema educativo corta las alas en este sentido, ¿cómo voy a tomar decisiones?, ¿cómo voy a tener iniciativa? si durante toda mi escolaridad tengo un camino marcado tan estrecho que no deja espacio para desarrollar mi creatividad, mi iniciativa y mi intuición.

 

Nuestros hijos no están maduros para tomar decisiones importantes que se les supone en el momento en que acaban el colegio y no lo están porque ni nosotros como padres les hemos hecho adultos ni el colegio ha colaborado tampoco.

Desde esta inmadurez se enfrentan a un mundo universitario, que no siempre funciona y a un mercado laboral muy débil que requiere mucha madurez y determinación para aguantar en él.

Así que lo que ocurre es que nuestros chavales están perdidos, sin recursos, y un nini, desde mi punto de vista, no es un vago, es un ser completo creativo y lleno de recursos que necesita darse cuenta de su maravilloso potencial, ya sé que mi amiga me diría que no consigue ver el maravilloso potencial de su hijo por ningún lado, y sé que como padres es difícil verlo, cuando no haces más que dar dinero a un tío de 20 años, que está todo el día sentando en el sofá. Pero cambiemos por un minuto la forma en la que le miramos, y tomemos responsabilidad como padres desde el profundo amor que procesamos por nuestros hijos y tomar responsabilidad es preguntarme ¿qué puedo hacer por él?, ¿qué necesitas de mí?, ¿pero que va a necesitar semejante vago, que vive a cuerpo de rey, levantándose a las 12 y acostándose  de madrugada?, si en vez de pedirle, nos

 

pusiéramos a su servicio desde el punto de vista emocional quiero decir, le estaríamos dando la posibilidad de encontrar su camino, porque, aunque parezca que no, no se encuentran a gusto en el lugar en el que están, porque por naturaleza, un chaval joven tienen energía física y mental para crear, para desarrollar, para diseñar lo que quiera que vaya a ser su vida y porque seguramente muchos de sus amigos no estén en su situación y se llegue a sentir un poco fuera de lugar.

 

Mi pregunta a vosotros como padres es ¿qué no estáis tolerando cuando vuestro hijo  está en esta situación?, es algo de él o es algo con lo que vosotros no podéis estar, mi amiga no tolera la falta de acción, la inactividad, el no hacer nada y mi pregunta hacia ella fue ¿es algo de él o es algo tuyo?, y esto es tomar responsabilidad, era ella la que no puede soportar no hacer nada, la que no puede aguantar no tener su tiempo programado la que no se da permiso a parar y cuando su hijo está parado, como es ahora el caso, le hace enfrentarse con lo que ella no soporta de sí misma, porqué ¿qué pasaría si se diera permiso a parar?.

Tomar  responsabilidad como padres, es tomar responsabilidad de nosotros antes que de ellos, es saldar las cuentas con nosotros  previamente, es ver las acusaciones que vierto sobre ellos en mi piel con anterioridad y ver como pican, si es así, algo tendremos que hacer con nosotros mismos, para ser mejores padres.

 

 

Sirva este artículo como una defensa a los tan defenestrados ninis, todo mi apoyo desde aquí para ellos y por supuesto a todos aquellos padres y madres guerreros infatigables que nunca desfallecen tratándose de sus hijos, ánimo lo estáis haciendo genial!!!!!,